sábado, 14 de marzo de 2009

Francis Bacon

(...) Nacer, copular y morir.
Eso es todo, eso es todo, eso es todo,
Nacer, copular y morir.
"Fragmento de un Agón" (1927) T. S. Eliot.

Si tuviera que quedarme con una imagen que representara el miedo, una imagen espeluznante, sin duda sería el grito del alma queriendo salir del cuerpo. Las almas atormentadas se deforman aún más tratando de escapar entre los barrotes.
Decía Francis Bacon que no hay que pintar a las personas como son sino como las vemos, y cuando uno mira sus cuadros no puede más que estremecerse ante la visión de un hombre animalizado por la ausencia de religión. La carga del inconsciente es tan pesada que da náuseas. Te sientes desnudo, con esa fragilidad y sensación de vulnerabilidad que provoca el saber que nada puedes esconder, que no contamos con nada, absolutamente nada tras lo que parapetarnos. El alma cenicienta de la soledad se torna azul y trajeado, convirtiéndose el ser humano en un cuerpo insignificante que lucha por no difuminarse y terminar desapareciendo entre las ondas del infinito y de la nada. El sexo como asesinato de la esencia humana. La autodestrucción como única salida. Se escucha chillar a la hiena mientras da vueltas en redondo tratando de escapar de la cárcel autoimpuesta del cuerpo sobre el alma. Los rojos te empujan y las figuras geométricas te ahogan hasta necesitar tirar de esa parte de ti que temes dejar en el cuadro. A veces un simple pedazo de carne...

Francis Bacon en su estudio.

7 comentarios:

Malvada Bruja del Norte dijo...

Sí, es ese vacío, ese vértigo de la existencia, por eso la creación de un cielo, donde seguimos viviendo...(así somos de egocéntric@s), o bien pretendemos seguir con vida después de muertos mediante nuestr@s hij@s... sino, ¿por qué dicen que antes de morir deberías plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro? Y que conste, que como incongruente que soy dos ellas ya la he realizado;-)

Anónimo dijo...

Me encanta.

Es la primera vez que "pintas" en abstracto, o tal vez yo te lea así....Pero me gusta.

Es como hablar para uno. Como gritarse a uno mismo, o representar mediante pocas palabras infinidad de sensaciones. Pinceladas abstractas de tu vida. Cada palabra tuya, cada párrafo o cada frase encierra infinidad de incógnitas.

Respecto del sexo...creo que todos convenimos en que se le da demasiada importancia casi siempre. Pero es una de las más fieles expresiones de nuestra alma. Es como nosotros mismos queremos ser. Todos conocemos el susurro, todos sabemos alzar la voz, todos sabemos cómo ser delicados y cómo ser bruscos, pero cada uno se siente cómodo de una manera y otra. El sexo es así, reflejo de nuestra alma, siempre, claro está, que seamos libres en el momento de expresarnos a través de él...

O podemos reducirlo a una mera necesidad....que hay que cubrir y punto.


Sigues siendo una inspiración.

H.

Bzs

Anónimo dijo...

Te suena esto?

Eros y tanathos: los griegos también afirmaban la dualidad de le esencia humana escindida entre el rescate de la vida que se encuentra en el sexo y la inevitable espada de Damocles de la transitoriedad de la vida. “la pequeña muerte”, le llaman los franceses al orgasmo. Otra forma de rescartarle vida a la muerte a través del sexo.

No he podido por menos que dibujar una sonrisa en mi boca y quería contagiarte....

Kieekegard afirmó: ” El amor físico, el amor carnal, es la compensación que nos regala la vida ante el hecho de la muerte, es su correlativo esencial….”. Benedetti lo recoje como frase introductoria de uno de sus libros de poemas. Aquél que recoje el inteligemte y sensible poema sobre el amor titulado: “Táctica y estrategia”.

Soy partidario de pensar menos y sentir más...


Por favor, sonríe...que se vea desde aquí..

H.

Diego dijo...

Es terrible imaginar que los miedos que Bacon ha pintado pudieron ser sus propios miedos, pero al menos él pudo reconocerlos, convertirlos en símbolos, fijarlos en algún lienzo fuera de su mente. Lo que ocurre a quienes descubrimos su obra es el camino inverso: los miedos nos reconocen, salen del lienzo, dejan de ser símbolos y se meten en nuestra mente.
Buen texto, muy bien narrado. Un abrazo.

Fernando García-Lima dijo...

A mí Bacon la verdad es que me provoca una gran desazón, sí... Me resulta muy crudo.

Casi tanto como la frase en la cúspide de tu texto. Qué crudo también.

Un beso

J.Mares dijo...

La inquietud que me despierta Bacon me viene bien en los días medio muermo. Tu descripción, ese texto tan inquieto como el protagonista, me han activado las dos neuronas que me quedan en este domingo de 23 horas, como mi café contigo. Remueves como pinceladas baconianas...

Aplauso y besote para la semana!!! Javi

Miss Morpheus dijo...

Bruja de Pelo Malva: me estoy quedado rezagada... Ni libro, ni árbol, ni niño... Puesto que mi vida terminará con mi muerte, seguiré fantaseando con ese cielo... Y mientras tanto, trataré de extraerle a la vida todo su jugo.

Un beso.

...................................
H: Intentar exteriorizar y traducir con palabras lo que uno piensa o siente es causa perdida. Tratas de explicar tanto que al final te pierdes. Lo bueno de "lo abstracto" es que abre una puerta a lo que el lector, desde su propio yo, pueda o quiera entender.

Y con respecto al sexo... es otra manera de expresarse y darse a conocer. Tonto es el que actua. Es pura vida.

Un beso.

...................................
Diego: él al menos encontró la manera de quitárselos de encima, aunque nos espante... Más terrorífico resulta convivir con ellos esquivándolos... Basta un momento de debilidad para que se apoderen de nosotros dejandonos a su merced. Y ver como van destruyéndonos y comiéndonos por dentro.

Un abrazo.

...................................
Fernando: es que la frase es peliaguda. Resumir una vida en esos tres actos nos deja fuera, sin capacidad para obrar. Y nos quita fuerza, ¿no crees?

Un beso.

...................................
J. Mares: a mí también me despierta y remueve... en los días de 23 horas y en los de 24. Creo que casi todos tememos a lo mismo... y basta ver ese miedo en otros para activar los nuestros y recordárnoslos.

Un beso.