sábado, 5 de julio de 2008

La niña que habita en mí

Meez 3D avatar avatars games

Nunca me cansaré de jugar.

Ni de sonreir traviesa.

Llevo de la mano a la niña que hay en mí y pasamos buenos ratos juntas, aunque a veces se comporte como lo que es, egocentrismo puro. Caprichosa y malcriada.

Hago auténticos esfuerzos por guiarla con cariño, agacharme frente a ella y explicarle dulcemente el por qué de mi malestar.

Nunca fustigaríamos al otro como lo hacemos con nosotros mismos.

Seguiré insistiendo.

7 comentarios:

El peletero dijo...

Siempre hemos de ser nuestro peores y mejores fiscales. Si no lo hacemos nosotros nadie lo hará.

Saludos y gracias por pasar por mi casa.

Phantomas dijo...

" Le pregunté al Parlamento de los Árboles, cuya sabiduria es mayor y más antigua que la mia. Parecían insistir en que no existía el mal. Pero yo he visto el mal, y su respuesta me resulto incomprensible...

Hablaron sobre áfidos que comen hojas, sobre escarabajos que comen áfidos, y cómo estos son devorados finalmente por el suelo, alimentando al follaje. Me preguntaron sonde estaba el mal en ese ciclo y me dijeron que buscara el en suelo.

El suelo negro es rico en suciedad descompuesta, pero la vida gloriosa surge de el... Pese a ser deslunbrante, el florecimiento de la vida acaba descomponiendose en el mismo humus negro.

Quizá... quizá el mal es el humus, formado por la virtud descompuesta, y quizá es de esa marga siniestra y oscura de la que surge la virtud más fuerte..."

Alan Moore - La cosa del Pantano

Phantomas dijo...

Por cierto, unos ojos curiosos y unos labios interesantes...

Diego dijo...

Paseando por aquí, como suelo hacer frecuentemente, encontré este post tan bonito, que habla de la niña que hay en ti. Hace tiempo tengo ganas de escribir algo sobre la niñez y la vejez, porque son etapas que tienen mucho en común. Aprendo tanto de los niños como de los viejos, porque ambos saben encontrar la pureza de las cosas, unos porque desconocen las complejidades, otros porque ya no las necesitan; y ambos carecen de máscaras, unos porque también las desconocen, y otros porque ya se han desprendido de ellas. Es bueno que hables con esa niña que llevas dentro, estoy seguro de que ella sabe descubrir sin esfuerzo la otra parte de la cara que nunca muestras. Un abrazo, Psique.

Miss Morpheus dijo...

Cuando quieras hablamos sobre el tema, fascinante para mi también. ¡Si supiéramos cuánto podríamos aprender sobre la actitud de niños y ancianos frente a la vida! Pero la mayoría de la gente les mira sin "verles". No se les da valor como "maestros". Gran error.

Un abrazo.

Diego dijo...

Creo que el caso de los viejos es curioso, porque si ellos pueden enseñar en base a su experiencia, es porque alguna vez desoyeron otras voces maestras que intentaron enseñarles. Me pregunto cuántas son las veces en que obramos en base a experiencias ajenas. Finalmente nos golpeamos y entonces aprendemos; luego intentamos enseñar en base a nuestros golpes y no nos escuchan... y así. Ya lo creo que es un tema fascinante, así que adelante, hablemos, para mí cualquier momento es bueno. Un abrazo.

Devant de Melk dijo...

cuanta razón... aunque sea pequeña